Tucumán

Serán inflexibles con los responsables de la quema de caña y pastizales

30/07/2020
En lo que va del 2020, se registraron 1.000 denuncias a través del número de emergencias 103 de Defensa Civil

El Gobierno de Tucumán lleva adelante acciones para detectar, multar y demandar ante la Justicia a los responsables de la quema ilegal de caña de azúcar, pastizales y basurales en los campos y barrios periféricos de la provincia.

Esta labor se realiza a partir de una estrategia coordinada por la Secretaría de Medio Ambiente del Ministerio de Desarrollo Productivo, Defensa Civil, la Dirección de Delitos Rurales y Ambientales de la Policía de Tucumán dependiente del Ministerio de Seguridad.

En lo que va del 2020, se registraron 1.000 denuncias a través del número de emergencias 103 de Defensa Civil. Lo que equivale en promedio a 50 denuncias por día, vinculadas a la quema en distintas modalidades.

Un indicador que supera la media de los últimos años, que preocupa a las autoridades por sus graves consecuencias en el medio ambiente y la salud poblacional. Por tal motivo, los organismos piden conciencia a la comunidad para prevenir los incendios a fin de cuidar el sistema de salud pública en un momento en donde los centros sanitarios están abocados por la pandemia de coronavirus a evitar contagios y tratar pacientes.

Esto fue lo que expresó Alfredo Montalván, secretario de Medio Ambiente; tras reunirse con Fernando Torres, director de Defensa Civil y el jefe de Delitos Rurales, comisario Jorge Díaz.

“Tratamos la estrategia sostenida desde el comienzo de la cuarentena, entendiendo que fuera de zafra hacemos prevención y educación ambiental. Pero en zafra, o en inverno, hacemos actuaciones administrativas”, comentó Montalván.

Durante el encuentro, se expuso la realidad del campo tucumano: En la provincia están certificadas 40 mil hectáreas que realizan cosecha en verde. En total hay 270 mil hectáreas que todavía no están certificadas. El avance de certificación fue notorio en los últimos años, pero, en esta temporada, la pandemia aletargó ese proceso.

“Vecinos de grandes ciudades y barrios periféricos acostumbran a quemar hojas y basurales. A esto se suma la mala costumbre de quemar banquinas de rutas provinciales y nacionales”, observó el funcionario que dijo, además que hay “sectores que queman los rastrojos de caña poniendo en riesgo las líneas de alta tensión”.

En este sentido, la planificación establecida desde el Comité de Operaciones de Emergencias, busca coordinar esfuerzos con el Ministerio Público Fiscal para combatir estos delitos y detener a los responsables: “queremos dar un mensaje fuerte, porque estamos en un tiempo de pandemia, donde esto incide en la salud de la población. Esta situación nos tiene que llamar a la reflexión porque no podemos ocupar camas de los hospitales con personas afectadas por la quema, cuando las necesitamos para las personas que puedan infectarse con Covid-19”.

El funcionario dijo que los incendios más voraces se dan en la quema de caña cortada y en pie, a pesar que esta última provoca pérdidas en los productores: “Hoy toda la vegetación está seca por la helada” y dijo que esto puede contribuir a la expansión de los incendios. En Tucumán “somos piromaníacos. Debemos llamarnos a la reflexión y no hacerlo”.

Trabajo articulado

“Hay un criterio de abrir esta mesa de discusión a otros equipos dentro del Gobierno, como a voluntariados y otras organizaciones para que participen. Comprometer a las comunas, municipios y representantes de productores cañeros”, dijo Torres que explicó: “hoy la mayor carga de fuego proviene de la caña en pie, el rastrojo y la quema de banquinas”.

Cambio consuetudinario

Torres manifestó que existe una práctica que debe ser erradicada de la población: “Hay que revertir esta cuestión cultural. Aprovechar este periodo de pandemia y decir que esto nos hace mal siempre. Hoy hay que cuidarnos porque está en juego la vida de los tucumanos y necesitamos un sistema de salud que pueda responder”.

El comisario Díaz comunicó que, desde el Departamento General de Policía, “trabajamos junto a Defensa Civil y Medio Ambiente. Es necesario involucrar a todos los actores del Gobierno para disminuir el riesgo de incendio de pastizales y caña en pie”.

También dijo: “Nosotros tenemos recorridos todos los días, desde las unidades regionales y las distintas direcciones, que tienen instrucciones respecto de la quema de vegetación. Trabajamos con recursos propios de la Dirección de Delitos Rurales y con Fiscalización Ambiental que nos envían las actas que labran y tomamos intervención con las denuncias del 103”.

 


Recomienda esta nota:
Escuchá en vivo