Tucumán

Advierten sobre la posibilidad de golpes de calor en adultos mayores

13/01/2022
Desde el consultorio especializado en el Hospital Avellaneda emitieron una serie de recomendaciones para evitar los cuadros graves

En épocas de calor el aumento de la sudoración ocasiona un desequilibrio en el balance hídrico entre lo que se bebe y lo que se pierde. Este es el motivo por el cual es necesario ingerir más de dos litros de líquido por día, preferentemente agua

La doctora Ana Amín, del hospital Avellaneda, quien trabaja con el doctor Juan Kairuz, en el consultorio de Adultos Mayores, recalcó que su principal objetivo es realizar la valoración integral de los adultos mayores, en busca de aquellos adultos frágiles o prefrágiles  para mejorar su calidad de vida y recuperar su autonomía y su independencia.

En la oportunidad, la profesional indicó algunas pautas de alarma y prevención sobre los golpes de calor a los cuales se está susceptible en esta época del año.

Amín, explicó que las personas de edad avanzada son más propensas a sufrir golpes de calor ya que el centro de regulación de la temperatura corporal tiende a volverse disfuncional con la edad. Además, manifestó que sus múltiples patologías y su baja capacidad de responder ante cualquier tipo de estrés físico los predispone aún más a ser víctimas de esta situación.

“Podemos darnos cuenta que un adulto mayor sufre un golpe de calor cuando, después de haber estado expuesto a altas temperaturas o a largos períodos de tiempo bajo el sol sin protección se queja de dolores de cabeza, calambres, dolores musculares o mareos, refiere escalofríos, tiene la piel seca o enrojecida y, en casos extremos, puede presentar desorientación y hasta pérdida de la consciencia”, explicó la profesional.

En este sentido, desatacó que la prevención de estos cuadros, que pueden llevar a la deshidratación severa, el coma y, en el peor de los casos, la muerte, es simple.

“Lo principal y primordial es evitar la exposición al sol en horarios pico y a las altas temperaturas. Es importante recordar que con la edad la sensación de sed disminuye por lo que hay que estar atentos a su hidratación. Ofrecerles durante el día al menos ocho vasos de agua fresca de entre 12 y 14 °C, evitar las bebidas gaseosas y el alcohol. Las habitaciones deben estar bien ventiladas y la vestimenta debe ser fresca, holgada, de algodón preferentemente. La alimentación también es fundamental. Se recomiendan dietas livianas, fáciles de digerir, y el consumo de abundantes frutas y verduras ricas en agua, como la naranja, la pera o la sandía”.

Además, desatacó que en el caso de que los adultos mayores deban salir del hogar, hay que recomendarles que lleven gorros o sombreros, protección solar y una botellita de agua siempre con ellos y que estas salidas se lleven a cabo en las primeras o últimas horas del día, cuando el sol es menos intenso.

En el caso de que los familiares o cuidadores de un adulto mayor sospechen una situación de golpe de calor, recomienda que concurran a la guardia más cercana al domicilio o llamar al servicio de emergencia para la evaluación del paciente y el tratamiento oportuno. “Los adultos mayores son muy vulnerables a cualquier tipo de estrés físico, ya que sus reservas y capacidades se encuentran disminuidas, como en los niños pequeños, entonces nos encontramos ante el riesgo de descompensación de sus enfermedades crónicas, principalmente las patologías cardíacas”.

Por último, Amín invitó a los mayores de 65 años a concurrir al consultorio de Gerontología, el consultorio 33 del hospital Avellaneda. “Trabajamos con turnos programados vía whatsapp (el teléfono es 3816169257), de Lunes a Viernes, de 8 a 12.30 horas”.

 


Recomienda esta nota:
Escuchá en vivo