Política

Biden asumirá con un clima político tenso

13/01/2021
El FBI alertó que las capitales estatales podrían ser escenario de manifestaciones armadas durante los próximos días
Ampliar (1 fotos)

UNA IMAGEN QUE MARCARÁ LA GESTIÓN DE TRUMP. La ocupación del Capitolio, a instancias del Presidente, fue el hecho político de enero. TELAM

La tensión política que se vive en Estados Unidos se siente en las calles a días de que Joe Biden asuma como presidente. En medio de la discusión por el posible inicio de juicio político contra Donald Trump, el FBI alertó que en los próximos días podrían registrarse “protestas armadas” en las principales capitales estatales del país.

El documento, que recopila información de varias agencias federales, como los departamentos de Defensa, el de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF), o de Control de Drogas (DEA), se ha hecho eco del llamamiento de un grupo de extrema derecha que en los últimos días está promoviendo un nuevo “asalto” en caso de que el presidente, Donald Trump, sea destituido antes de la posesión de Biden.

El FBI también reveló que dispone de información relacionada con “varias amenazas” no sólo sobre el presiden electo antes de su investidura, sino también sobre la vicepresidenta electa, Kamala Harris, y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

El informe de la fuerza se hizo público mientras se intensifican las medidas de seguridad para evitar episodios como el vivido el pasado 6 de enero, en el que fallecieron seis personas, entre ellas dos agentes de la Policía del Capitolio.

A raíz de los fatídicos incidentes ocurridos la semana pasada con la toma del edificio y entendiendo la gravedad de lo ocurrido, la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, había pedido ayer al Departamento de Seguridad Nacional reforzar la seguridad en torno del Capitolio de cara a la sesión de investidura.

“Tengo miedo por nuestra democracia porque tenemos facciones muy extremas en nuestro país que están armadas y que son peligrosas. El ‘trumpismo’ no morirá el 20 de enero”, manifestó Bowser, quien ya emitió hace días una orden para extender el estado de emergencia y el toque de queda en Washington durante 15 días.

Los actos que se realizarán por la sucesión presidencial y terminarán marcando la llegada de Biden a la Casa Blanca se realizarán en una ciudad prácticamente blindada. El jefe de la Oficina de la Guardia Nacional de Estados Unidos, el general Daniel Hokanson, anunció que fueron autorizados a desplegar 15.000 militares a la capital con el objetivo de garantizar la paz social.

Mientras en las afueras del Capitolio se prepara el amplio operativo que desplegarán las fuerzas policiales y militares, adentro se debate el futuro político del primer mandatario.

En el día de hoy podría reunir consenso necesario la solicitud formal para que se inicie el juicio político y mañana se votaría la iniciativa entre los Representantes.

En medio de todo esto, el presidente norteamericano habló con la prensa antes de viajar hacia Texas, en la jornada de ayer. En esta oportunidad, abogó por la “no violencia” y catalogó de “peligroso” que los demócratas impulsen un nuevo juicio político para apartarlo del cargo.

“En realidad es la continuación de la mayor caza de brujas de la historia política. Es ridículo, absolutamente ridículo”, ha sentenciado Trump en declaraciones a los periodistas. En este sentido, ha acusado directamente a los principales líderes demócratas en el Congreso de poner en riesgo al país.

El mandatario también arengó a sus simpatizantes coincidiendo con la sesión conjunta del Congreso para certificar la victoria electoral de su rival en los comicios de noviembre. Lo hizo después de pedir públicamente al vicepresidente, Mike Pence, máximo representante del Senado, que frenase el proceso.

Sin embargo, el actual inquilino de la Casa Blanca ha evitado hacer autocrítica y considera que el discurso ante los manifestantes, en el que proclamó que “nunca” aceptaría el resultado de las elecciones, fue “totalmente apropiado”.

Consultado por la prensa, Trump hizo referencia a la actitud tomada por distintas redes sociales que decidieron suspender sus cuentas. En relación a esto, el magnate neoyorquino dijo que la medida solo provoca “enfado” y sostuvo que a pesar de ello su imagen sigue respaldada por un enorme apoyo.(Fuente:La Gaceta)

Recomienda esta nota:
Escuchá en vivo