Seguinos en las redes:

Lunes 06/02/2023
X
RADIO EN VIVO
Mundo

23/01/2023

El sentido de rotación del núcleo de la Tierra se habría invertido, y las consecuencias serían preocupantes

Científicos de la Universidad de Pekín determinaron que el núcleo de la Tierra se detuvo y luego invirtió su rotación

El núcleo de la Tierra tiene una velocidad de rotación independiente. De hecho, durante la década de los noventa, un grupo de científicos descubrió que, supuestamente, giraba ligeramente más rápido que nuestro planeta.

Ahora, una reciente investigación publicada en Nature Geoscience, y cuyos responsables son los científicos Yi Yang y Xiaodong Song, del Instituto de Geofísica Teórica y Aplicada de la Universidad de Pekín, señala que ambas velocidades se emparejaron durante 2009. Sin embargo, lo más interesante es que el núcleo de la Tierra no ha dejado de disminuir su velocidad. Aparentemente, se detuvo y luego cambió su sentido de rotación.

«En los últimos años, los días se están haciendo más cortos y es posible que en parte se deba al núcleo de la Tierra.»

Los datos actuales no permiten confirmarlo al 100 %

Los datos obtenidos, aunque confiables, todavía no pueden considerarse 100% certeros. ¿Por qué? Porque estudiar el núcleo de la Tierra, debido a su profundidad, sigue siendo una tarea bastante complicada. Ha habido intentos por alcanzar la capa interna del planeta para realizar estudios sobre su comportamiento, pero la fortuna no ha estado de nuestro lado.

Entonces, para tener un mayor conocimiento sobre el núcleo de la Tierra, la comunidad científica se ha apoyado en los terremotos e incluso en las explosiones nucleares. Cuando estos ocurren, generan ondas que pasan por el núcleo y se extienden hasta el otro lado de la superficie, donde luego son captadas por sensores. Las ondas, además, se alteran en función del material que traspasan, dejándonos saber cuando hicieron su recorrido por el rincón más profundo.

El estudio de las ondas ha permitido conocer cierta información sobre el núcleo de la Tierra. Eso sí, todavía no toda la que deseamos —y necesitamos— obtener. Precisamente, la rotación es uno de los temas que más intriga ha provocado a los científicos. Sin los datos adecuados, no es posible ofrecer explicaciones precisas.

«La mayoría de nosotros asumimos que el núcleo giraba a un ritmo constante que era ligeramente diferente al de la Tierra. Este documento muestra que la evidencia con relación a una rotación más rápida es certera antes de 2009, y básicamente desaparece en los años siguientes», comentó Paul Richards, sismólogo del Observatorio Terrestre Lamont–Doherty, de la Universidad de Columbia, y quien también participó en la investigación.