Mundo

Empieza a resquebrajarse la unidad europea frente a Rusia

13/05/2022
Budapest bloquea el sexto paquete de sanciones, que incluye al petróleo, y pone en jaque la solidez del bloque comunitario
La energía abrió la caja de Pandora en la Unión Europea. Y lo que es más: está amenazando la unidad que el bloque comunitario había mantenido durante estos dos meses y medio de guerra en Ucrania. Hace una semana, la Comisión Europea presentó su propuesta sobre el sexto paquete de sanciones contra Rusia. Siete días después, continúa sin ser aprobado y se está convirtiendo en un auténtico dolor de cabeza en Bruselas.

Siete reuniones a nivel de embajadores, un viaje exprés y de emergencia de Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, a Budapest y una llamada de Emmanuel Macron, presidente de Francia, no fueron suficientes para desbloquear el veto de Hungría y convencer a su primer ministro Víktor Orbán.

El Gobierno húngaro lo llevaba advirtiendo desde el inicio de la guerra. No dará su luz verde a sanciones energéticas que pongan en peligro su seguridad energética. Ya aceptó imponer el embargo al carbón hace un mes. Pero aceptar hacer lo propio con el petróleo son para Budapest palabras mayores. "Aceptar estas sanciones sería una bomba atómica para nuestra economía", se ha defendido el Ejecutivo del Fidesz.

Con todo, la UE entra en terreno clave. El miedo de algunos es caer en un "cansancio sancionador" y que la guerra se estanque en el Este y acabe perpetuándose y olvidándose, como ocurrió en 2014.

Las fisuras comienzan a surgir y tras abrir la caja de los truenos con la energía es difícil ver cómo el bloque podría avanzar en posibles paquetes sancionadores que incluyesen el gas, el gran caballo de Troya.

Recomienda esta nota:
Escuchá en vivo