Argentina

Quién es Silvina Batakis, la nueva ministra de Economía

04/07/2022
Silvina Batakis, de 53 años, es la nueva ministra de Economía de la Nación, reemplazando a Martín Guzmán, quien renunció esta sábado 2 de julio, en medio de un discurso de Cristina Kirchner en la localidad de Ensenada

La flamante ministra había sido elegida por Scioli, y así lo anunció, para ocupar ese si cargo si ex gobernador le ganaba las elecciones a Mauricio Macri. Como ministra de Scioli, le tocó pelear y perder la batalla para que Cristina Kirchner habilitara más fondos a la provincia. Tras la derrota en esa pulseada, tuvo que anunciar el desdoblamiento de los aguinaldos mediante un decreto, una medida que, según dijo, la dejó “angustiada”, y que desencadenó una huelga de estatales y docentes.

En 2012, la provincia enfrentó 17 días de paro de los maestros. En 2013, sufrió 19 huelgas. En 2014 tocó su pico, con 20 días de escuelas cerradas. Como funcionaria de Alberto Fernández y De Pedro, Batakis encabezó la batalla para que la ciudad de Buenos Aires no recupere en la Corte Suprema los fondos de la coparticipación que la Casa Rosada le retrajo en 2020, primero con un decreto de Alberto Fernández, luego con una ley del Congreso.

En sesiones “pedagógicas” ante periodistas, Batakis no solo desplegaba con pasión los argumentos para defender esa quita de fondos, sino también los datos técnicos para dar un paso más: que la administración de Horacio Rodríguez Larreta había tomado fondos federales en exceso y, por eso, tenía una deuda que afrontar con la Nación.

La mujer que entonces le llevaba los números a Scioli no era política, sino una funcionara técnica que transpiraba la interna feroz entre el exgobernador y la expresidenta. Así y todo, dentro de las tribus del sciolismo siempre fue identificada en el plano más cercano al pensamiento kirchnerista.

Su incorporación a la tropa de “Wado” de Pedro, años después, confirmaría esa proximidad. Nacida en Tierra del Fuego, Batakis siempre prefirió el bajo perfil, salvo para profesar su amor por la camiseta azul y amarilla. “Es ferviente seguidora de Boca. Va a la cancha sola o con su hijo. A su marido no le gusta el fútbol, pero ella se vuelve loca”, dijo un compañero del gabinete sciolista, que en ese entonces la describió como “simpática, optimista y divertida”.

Recomienda esta nota:
Escuchá en vivo